[ GOVERNMENT HOUSING ]

El Gobierno de Antigua y Barbuda junto con el Gobierno de México están llevando a cabo un programa llamado “500 viviendas en 500 días” para crear vivienda social para la población.

Se espera que el proyecto promueva la renovación y revitalización de la ciudad y sus alrededores, lo que ayudará a mejorar la calidad de vida de los habitantes de Antigua y Barbuda y propiciará, al mismo tiempo, un aumento en el atractivo del país como destino turístico.

El proyecto arquitectónico se enmarca dentro de una propuesta integral, que trabaja con las comunidades y sus necesidades. Los proyectos tienen sentido cuando se trabaja en todos los aspectos que mejoran la calidad de vida: vivienda, accesos, conexiones urbanas, espacios verdes, equipamientos, arquitectura biocliomática, etc… La finalidad es tener un impacto en el lugar focalizándonos en construir una comunidad que funcione como tal, con todas sus necesidades bien cubiertas.

El reto de este proyecto de vivienda de protección oficial es conseguir que los habitantes aumenten su nivel de vida. La comunidad tiene tipologías de vivienda diversas: viviendas unifamiliares y apartamentos de diferentes dimensiones para dar respuesta a todos los tipos de familia; además se compone de tiendas, restaurantes, negocios, talleres y focos económicos para la creación de empleo; equipamientos públicos tales como una biblioteca o edificio multifuncional, canchas deportivas y espacios abiertos para el ocio. Estructura e infraestructura son la base esencial para plasmar un proyecto integral en el lugar que garantiza la calidad de vida de las personas.

El proyecto realizado en Antigua es un modelo aplicable a la mayoría de los países del Caribe. Hablamos de un modelo, que puede ser similar, aunque siempre debe haber un estudio de contexto en cada país, área o incluso de cada solar y plantear una propuesta para ese lugar concreto para que sea adaptada al entorno.